Noticias
La importancia del diálogo en el contexto social
Por
Josefa Reyes M.
Publicado:
13 Marzo 2020
Leido 215 veces
Niños y niñas organizándose para jugar.
Chile ha estado viviendo situaciones de mucha ansiedad y cambios drásticos, todo este contexto genera preocupaciones y tensiones que es importante conversar en familia. Aquí te entregamos algunos tip’s de cómo abordar el Estallido Social y las diversas movilizaciones que se transmiten por los medios de comunicación.
Los niños y niñas de Chile se han visto expuestos a una gran cantidad de estímulos que generan preocupación en sus mentes inquietas. La presencia y connotación de palabras como guerra, baleos, manifestantes, entre otras; La resignificación social de instituciones y espacios que conllevan un cambio de cultura en torno a ellas, la presencia mediática de muchas personas nuevas y con ellas nuevas formas de pensar.

Ustedes se preguntarán cómo los niños, niñas y jóvenes llegan a esta información, pues por los diversos estímulos presente en los medios de comunicación y redes sociales, las conversaciones que escuchan en la calle, graffitis, gigantografías, afiches y/o por las mismas conversaciones que tienen con sus compañeros y compañeras en el colegio. La información está a su alrededor y no hay manera de negarlo.

Es una situación de mucha información, tanto verdadera como falsa, diversas perspectivas y un tiempo de mucha confrontación, por ello es importante el diálogo constante entre las familias, para esclarecer y calmar la ansiedad que puede provocar esta incertidumbre de nuestro contexto.

Los especialistas de la Universidad Católica de Chile Jaime Balladares y Patricia Guerrero entregan las siguientes recomendaciones:

1. No hacer como si nada pasara, Algo está ocurriendo y si lo ocultamos los niños lo podrían resentir en su comportamiento. Es importante la constante comunicación y aclaración de las situaciones que ellos ven.

2. La contención es clave: Es probable que niños y niñas necesiten más afecto como un abrazo o una charla. Ellos deben sentir que, a pesar de que hay violencia afuera, hay alguien dentro del hogar que los puede contener.

3. El educador como rol clave: Es importante que las educadoras y educadores problematicen en torno a las situaciones que vive el país. Dependiendo de la edad, las y los niños tienen distintas formas de interpretarlo y los profesores y profesoras tienen un rol importante en hacer digerir aquello que a sus estudiantes les cueste entender.

4. Los distintos espacios de violencia deben ser aclarados para los niños, de manera que ellos la comprendan. Comprender la violencia no es validarla, sino es identificarla para buscar formas de solucionar los conflictos de maneras sanas y seguras para ellos.

5. Es favorable motivar a los niños, niñas y adolescentes a abrirse al diálogo, que piensen, propongan y den ideas para resolver los conflictos que identifiquen. Esto se puede generar en la once o cena, preguntándoles cómo estuvo su día o si tienen alguna duda respecto a algo que hayan visto.

6. Limitar la exposición prolongada a la televisión y los medios de comunicación: Una exposición desmesurada podría generar una mayor sensación de caos y mayor ansiedad en ellos.

7. Tratar de respetar las rutinas de los niños, niñas y adolescentes: Si se encuentran las condiciones para enviar a los niños al colegio, enviarlos. No demostrar inseguridad o angustia, ya que eso genera en los niños una sensación de que el colegio es inseguro o que ir al colegio es angustiante.

8. Estar atento al cambio de conducta de los niños, niñas y adolescentes. Estamos frente a un contexto en donde se ha destacado la violencia y las agresiones, por lo que pueden desarrollar este tipo de actitudes, más disruptivas o incluso violentas. En estos casos es crucial hacerlo saber al profesor tutor y que él se
apoye en las áreas especialistas para apoyarlos en esta resignificación de su entorno.

9. Pensar y enfrentar estas situaciones como una oportunidad de mejorar nuestros contextos, siempre fomentando el diálogo y una sana resolución de conflictos. Abriendo espacios de convivencia como cocinar, jugar, leer o pasear juntos, que los tiempos se vuelvan productivos en estimular el afecto entre las familias.
 

Noticias Relacionadas
COVID-19: Prevención de contagio y datos extras
Publicado: 24 Marzo 2020 / 162 Lecturas
PSU: ¿Qué sigue ahora?
Publicado: 9 Enero 2020 / 543 Lecturas
Encuentro Femenino: Informadas y empoderadas
Publicado: 4 Diciembre 2019 / 464 Lecturas
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile